Vietnam, El principal centro de creación de empresas tecnológicas de Asia

· 5 mins read
Vietnam, El principal centro de creación de empresas tecnológicas de Asia
Share this

Desde 2017, Vietnam se ha convertido en un centro de emprendimientos (startups en inglés), que compite estrechamente con los líderes regionales.

Fue con la llegada del 2020 que el país registró un aumento de 400 millones de dólares en inversiones, poniendo en evidencia la capacidad de Vietnam para rivalizar con Indonesia como el mercado de mayor crecimiento del sudeste asiático para inversiones en tecnología.

Aunque hubo una reducción del 22% en las transacciones comerciales durante el primer trimestre del 2020 en comparación con el mismo periodo del 2019, debido principalmente al impacto económico de Covid-19, la recaudación de fondos por parte de las startups vietnamitas ha mostrado signos de recuperación en la segunda mitad del año.

Los expertos explican que existen numerosos factores que contribuyen al surgimiento de Vietnam como un centro de inicio en el sudeste asiático.

Estos incluyen el crecimiento de los ingresos en los sectores digitales como las fintech (aquellas empresas tecnológicas nacientes que brindan servicios financieros) y el comercio electrónico, el aumento del gasto de los consumidores, el creciente interés de los fondos de inversión extranjeros, en particular los fondos de capital de riesgo japoneses, singapurenses y surcoreanos, y el apoyo gubernamental.

Incluso los inversores extranjeros han desempeñado un papel importante en la financiación de nuevas empresas vietnamitas. En febrero de 2020, por ejemplo, “Affirma Capital” invirtió 34 millones de dólares en Sieu Viet Group, que se centra en el reclutamiento en línea. SoftBank de Japón y GIC de Singapur invirtieron 300 millones de dólares en fintech VNPay. Y por si fuera poco, unas 500 Startups con sede en Estados Unidos tienen como objetivo invertir en 80 startups vietnamitas para 2021.

El dominante sector tecnológico.

Solo entre 2016 y 2019, el capital invertido en nuevas empresas de tecnología se ha multiplicado por ocho, alcanzando un máximo de 861 millones de dólares en 2019. Hanói y Ho Chi Minh City, en particular, han desarrollado un ecosistema sólido para las nuevas empresas de tecnología. Sectores como el comercio electrónico, la tecnología financiera, la inteligencia artificial (IA), la tecnología alimentaria, las soluciones empresariales y los servicios de tecnología de la información han dominado las rondas de financiación en los últimos años.

En fintech, por ejemplo, hubo 123 startups en Vietnam en 2020 en comparación con solo 44 en 2017. Estas tendencias reflejan el fuerte potencial de crecimiento en la economía digital de Vietnam y la capacidad de las startups vietnamitas para capturar oportunidades de mercado.

Apoyo Gubernamental

El gobierno vietnamita, para fomentar el espíritu empresarial, ha establecido una serie de fondos a nivel estatal, provincial y municipal para apoyar a las nuevas empresas. Además, el gobierno también ha colaborado con países y bancos para desarrollar programas de financiamiento e innovación, otorgar préstamos, capacitación técnica y tutoría empresarial.

En consecuencia, los startups vietnamitas exhibieron un desarrollo impresionante mientras se mantenía la pandemia bajo control. En línea con el rápido crecimiento reciente de las nuevas empresas de tecnología en el sudeste asiático, Vietnam lanzó un programa el 5 de octubre de 2020 para acelerar la fundación de nuevas empresas y acelerar la recuperación de la caída de la inversión durante la primera mitad de 2020 debido a Covid-19. El objetivo es promover la innovación del país, aprovechar nuevas oportunidades, impulsar la productividad e impulsar el empleo.

Un gran atractivo para los inversores extranjeros son los lucrativos incentivos fiscales que ofrece el gobierno vietnamita. Este prioriza la inversión en TI e incentiva la inversión en este espacio. Las empresas de tecnología son elegibles para incentivos del impuesto sobre la renta de las empresas (CIT) que incluyen 15 años de CIT al 10%, cuatro años de exención de CIT y reducción de impuestos del 50% durante los próximos nueve años, que son propuestas muy atractivas para las empresas internacionales que buscan establecer operaciones Vietnam.

Las empresas de tecnología extranjeras que establezcan una oficina en Vietnam también pueden recibir incentivos adicionales, como la exención del alquiler de tierras para las empresas de TI dentro de los parques tecnológicos construidos por el gobierno.

Regulaciones para startups

En enero de 2018 entró en vigencia la Ley de Apoyo a la Pequeña y Mediana Empresa, con disposiciones detalladas para el apoyo a la puesta en marcha en áreas como transferencia de tecnología, capacitación, promoción comercial, inversiones, préstamos preferenciales e incentivos para fondos de capital de riesgo.

Según la Ley de Apoyo a las Pequeñas y Medianas Empresas de Vietnam, una startup se define como una ‘pequeña o mediana empresa que se establece para hacer realidad una idea mediante la explotación de la propiedad intelectual, la tecnología y / o un nuevo modelo comercial y capaz de crecer Rápido’. Esta definición, por lo tanto, se basa en dos características económicas clave de una startup: innovación y capacidad de escala.

Otros decretos regulatorios sugieren que el enfoque del gobierno está en atraer inversión extranjera en nuevas empresas, promover el financiamiento colectivo y los préstamos P2P, y sostener las redes de inversionistas en Vietnam.

El ecosistema es Startups en Asia.

El sudeste asiático tiene actualmente una población de alrededor de 655 millones de personas con una edad promedio de 30 años, lo que ha impulsado un rápido aumento de nuevas empresas emergentes: han surgido 11 unicornios en la región solo durante la última década.

Según los datos de Tech in Asia, las inversiones en las nuevas empresas de la región crecieron de US $ 2.520 millones en 2016 a US $ 7.700 millones en 2019.

Retos

No todo es positivo. Los principales desafíos que enfrenta la comunidad de startups en Vietnam son la falta de una fuerza laboral talentosa, financiamiento, entre otras. También se debe continuar con las reformas regulatorias, para propiciar un entorno empresarial amigable para inversores y desarrolladores.

En el futuro, la capacidad de las nuevas empresas vietnamitas para rediseñar los modelos comerciales a la luz de COVID-19 también será clave para los resultados de la financiación. COVID-19 ha puesto de relieve la necesidad de que las nuevas empresas respondan al consumidor, sean rápidamente innovadoras y ferozmente competitivas.


leer en inglés