Cómo ser un trabajador más rápido

· 5 mins read
Cómo ser un trabajador más rápido
Share this

¿Te resulta imposible cumplir los plazos? ¿Trabajas tanto que no tienes tiempo para estar con tu familia? ¿Sientes que no haces más que trabajar? Entonces aprende conmigo cómo ser un trabajador más rápido. Terminarás tus trabajos a tiempo, y con la eficacia que te caracteriza. Veamos,

Tips sobre cómo ser un trabajador más rápido

La clave para ser más productivo es aumentar el ritmo no las horas de trabajo y para lograrlo te regalo algunos tips que te ayudarán a ser un trabajador más rápido.

Ama tu trabajo

Ideal es trabajar de aquello que amas, pero lamentablemente no todos cuentan con esa dicha. Si es tu caso, te recomiendo amar lo que haces. Así es, busca el lado positivo de tu trabajo actual y capacítate para descubrir aspectos que seguro no conocías.

Si amas tu trabajo lo disfrutarás y podrás ser un trabajador más rápido. Cumplirás los plazos sin demora. Además, notarás que organizarte, planificar y ejecutar la tarea te resultará tan apasionante que te sentirás animado a comenzar y avanzar.

Ahora bien, aunque disfrutar del trabajo está bien, es importante mantener un equilibrio, pues cuando la pasión por el trabajo sobrepasa los límites puede hacer que trabajes más horas de las necesarias. Esto no beneficia tu salud física y emocional.

Cumple tu horario

Establece un horario que puedas cumplir y apégate a él. Mantén la rutina y evalúa si requiere algún cambio para mejorar tu desempeño. El horario debe ser flexible y realista.

También es imprescindible que mantengas tu calendario ordenado. Cuando hablo de ordenar tu calendario me refiero a disminuir los compromisos no esenciales. Para ayudarte puedes hacer una lista de todos los compromisos que tengas; sacar de ahí los más importantes y eliminar el resto.

También es importante que conozcas bien tu horario para evitar comprometerte en horas laborales. Algo que te puede ayudar es tener siempre contigo tu agenda y respetar tu horario. `Aprender a decir que no’, es esencial para aprender cómo ser un trabajador más rápido.

Haz una lista de tus objetivos diarios

No establecer objetivos para el día promueve la procrastinación e impide dar prioridad a las labores de mayor importancia. Por tanto, te recomiendo que cada mañana antes de comenzar a trabajar elabores una lista de objetivos y tareas.

Táchalas a medida que las acabes, esta acción, aunque parezca insignificante, te motivará a terminar tu trabajo a tiempo. De esta manera te volverás un trabajador más rápido.

Pero no es el único beneficio, también te ayudará a no pasar por alto ninguna tarea, podrás priorizar las tareas más importantes, tendrás más organización y te permitirá evaluar tu progreso.

Puedes valerte de una agenda o aplicación móvil para establecer tus objetivos diarios e ir tachándolos. Tienes a tu disposición una variedad de opciones.

Organiza tus tareas por dificultad

Siempre es mejor empezar por las tareas más difíciles y dejar las más sencillas de último. Sirve también para las tareas que te gustan y las que no te gustan tanto. De esta manera podrás realizarla cuando estás más activo y dispuesto.

La ventaja de hacerlo así, es que no retrasarás innecesariamente la tarea y al final del día habrás cumplido con todo, lo que contribuirá a tu sentido del logro.

Establece pequeños descansos

Establecer descansos en medio del trabajo te ayuda a mantener la concentración y protege la salud de tu vista. Un método bastante popular y eficiente es la técnica del pomodoro. Consiste en establecer un periodo corto de trabajo (pomodoro de 25 minutos) y luego uno de descanso (5 minutos). Tras cuatro pomodoros se establece un periodo de descanso más largo (10 o 15 minutos).

Cuando el cuerpo trabaja de esta manera, mantiene un ritmo progresivo que te permite terminar a tiempo tus trabajos. Además, es saludable porque puedes aprovechar los descansos para estirar tu cuerpo, descansar la vista, beber agua y despejar tu mente.

Si te resulta complejo puedes valerte de una App para poner en práctica esta técnica. Estas aplicaciones te avisan con una alarma cuando es momento de descansar y cuando hay que retomar el trabajo. Son muy fáciles de configurar.

Evita las distracciones

Las notificaciones del móvil es la principal fuente de distracción que retrasa la entrega de trabajos. Piensas que solo vas a mirar el correo que te han enviado, pero terminas viendo tus redes sociales y los estados de WhatsApp.

Lo mejor es que durante los periodos de trabajo apagues las notificaciones de tu dispositivo. Déjalos para cuando hayas terminado al menos cuatro pomodoros. Ahora bien, ten en cuenta que si durante el descanso miras un mensaje que te obliga a cambiar de tarea, perderás el enfoque del trabajo actual. Por tanto, si el cambio de tarea puede esperar a que termines el trabajo lo mejor será dejarlo para el final.

Una recomendación útil es determinar un horario para consultar emails y mensajes. De esta manera evitaremos desconcentrarnos durante las horas de trabajo. Recuerda que si el mensaje supone una tarea nueva deberás añadirla a la lista de tareas del día actual o del día siguiente. No obstante, si la tarea supone un par de minutos no es necesario añadirla sino realizarla en el mismo momento.

Evalúa tu productividad

Una vez que pongas en práctica estas recomendaciones por al menos una semana es importante que evalúes tu productividad. Esto significa evaluar tu horario, si es lo suficientemente flexible o hay que hacer ajustes. También debes reflexionar sobre tu desempeño, que tarea pudiste haber hecho en menor tiempo, que hiciste bien o que no debiste haber hecho.

Llena tu mente de ideas productivas

La mejor recomendación para ser un trabajador más rápido es seguir el ejemplo de personas productivas. Para esto puedes valerte de los videos o blogs de influencer. Llenar tu mente de ideas productivas antes de tu jornada laboral te mantendrá motivado. Pero recuerda establecer un tiempo limitado para esto. De esta manera cumplirá su objetivo sin que se vuelva una distracción para ti.